some_text
03
NOV
2015

Todo lo que debes saber sobre el hormigon impreso

Posted By :
Comments : 0

El hormigon impreso es, en pocas palabras, un tipo de pavimento sobre el que se efectúa un tratamiento superficial a través del sistema de texturear, estampar y colorear cuando aún se encuentra fresco. Este tipo de hormigón se viene utilizando desde hace más de 30 años. Sin embargo, actualmente ha recuperado vigencia gracias a la enorme gama de colores y texturas que posibilita y a su carácter resistente, duradero y vistoso.

Además, el hormigon impreso posee otras muchas características muy interesantes. Entre ellas, hay que destacar que es totalmente impermeable, que repele las manchas de grasa y aceite y que soporta el ataque de sustancias ácidas. Además, puede colocarse en zonas con mucho tránsito de personas como, por ejemplo, los parques, las aceras o las rampas para minusválidos. Todos estos factores, unidos a un mantenimiento prácticamente inexistente, son las claves de su éxito a la hora de sustituir al pavimento tradicional.

Por todas estas razones y por las características específicas de una ciudad de interior como es la capital de España, el hormigon impreso en Madrid es muy demandado. Además, es imprescindible hacer hincapié que este tipo de pavimento es, más bien, una superficie que tiene un bajorrelieve realizado mediante moldes de neopreno cuando aún se encuentra fresco y que ha sido posteriormente pigmentada. Gracias a este proceso es posible imitar la textura de, por ejemplo, los adoquines, las baldosas, la piedra o la pizarra.

También conviene destacar que, antes de utilizar hormigon impreso, es necesario preparar el terreno sobre el que se va a verter. De hecho, la calidad de la superficie de apoyo es un aspecto de gran relevancia ya que afecta a la durabilidad y el comportamiento del pavimento. Por ello, dicha capa de apoyo ha de estar perfectamente compactada y nivelada y debe contar, en el mismo momento de colocar el hormigón, con el grado de humedad adecuado.

En resumidas cuentas, el terreno empleado deberá reunir una serie de condiciones básicas entre las que se incluye la estabilidad y el hecho de no alterarse a la intemperie. Además, ha de permitir que el hormigón se coloque de forma uniforme y debe ser compatible químicamente con la cal ya que, si no, se descompondrá cuando esta libere su acción durante el fraguado del cemento. Asimismo, tiene que dotar de resistencia superficial al hormigon impreso, reaccionar con el agua de este y no alterar la estabilidad del volumen ni las resistencias mecánicas propias del material.